Preguntas frecuentes

Mi cuenta

En un momento donde las grandes oficinas cuentan con la problemática de que no cuentan con los mejores diseños y estructuras, existe una amplia variedad de alternativas para lograr sus finalidades. Partiendo de esa premisa, una gran alternativa es incorporar una cabina insonorizada o bien adaptar la sala y dividir las estancias con paneles fonoabsorbentes.

Normalmente, en las oficinas contamos con un grave problema de espacio y una mala estructuración interna de las localizaciones. Por ello, se debe analizar y comprender que es lo que sucede para sacarle el máximo provecho y saber cómo distribuir una oficina. Cada estancia tiene la finalidad de cumplir unas funciones determinadas y a la vez, readaptarse en el tiempo. Una posible solución es incorporar un panel divisorio en la oficina.

Las oficinas, más allá de ser espacios diáfanos en un principio, cuentan con diversos condicionantes estructurales que no hay que perder de vista. En el momento de determinar los problemas y dificultades principales que se pueden dar en este tipo de lugar.

Problemas acústicos en una oficina

El entorno laboral puede originar problemas de productividad, ya sea producido por el sonido o ruido incesante que se sucede en sus instalaciones. Más allá de incomodar al empleado, puede provocar un riesgo psicológico y social, no poder concentrarse en sus funciones en el momento de desarrollar su trabajo. 

Actualmente, existen distintos tipos de problemas acústicos. Entre ellos, destacan los que proceden del exterior de la oficina, propios del tráfico, las obras, manifestaciones u otro tipo de sonido que se puedan producir. Por otro lado, también nos encontramos con el ruido mecánico que puede provocar las puertas, ascensores o escaleras mecánicas. A todo ello, los ruidos de la maquinaria tradicional, como las impresoras, fotocopiadoras o teléfonos, o bien los provenientes por los humanos con conversaciones u otro tipo de acción.

Una de las mejores alternativas es apostar por la insonorización de la estancia, ya sea mediante paneles fonoabsorbentes o bien por la incorporación de nuevos elementos que permitan insonorizar o bien absorber todas la reverencias del sonido, como la tecnología de las cabinas insonorizadas.

Dividir estancias con paneles fonoabsorbentes

Los paneles fonoabsorbentes se caracterizan por un uso constante de materiales que permiten que el sonido quede atrapado en ellos y a la vez, se genere un espacio nítido. En ese aspecto, este tipo de material permitirá generar espacios versátiles y flexibles, permitiendo que haya nuevas zonas para trabajar en óptimas condiciones. 

Un panel acústico o fonoabsorbente tiene capacidades magnéticas y permite que se pueda llegar a reducir el ruido dependiendo del material con el que esté fabricado. En la colección Noray de Pattio del grupo Forma 5 nos encontramos con un tipo de paneles móviles que cuenta con patas y curvas de aluminio y pueden ser de madera o bien con ruedas.

En el caso de estos paneles, ofrecen grandes soluciones acústicas, y es que cuentan con un tablero de particular 16mm, que es recubierto con espuma de alta densidad de unos 5 mm, siendo tapizada por ambos lados. 

Este tipo de elemento, permite que muchos usuarios y centros de formación o de trabajo tengan una estancia que les deje colocar de manera magnética cualquier tipo de información de interés. A todo ello, les dotará de mayor notoriedad y presencia este tipo de elementos, que irán acordes con la materialización y funcionalidad de la empresa en si. 

En líneas generales, más allá de absorber el sonido, este tipo de producto tiene la finalidad de delimitar cada espacio de la sala, otorgándole una mayor notoriedad a la empresa. A todo ello, se logra una mayor presencia y a nivel corporativo.