Preguntas frecuentes

Mi cuenta

Como siempre recomendamos, la mejor opción para nuestra salud es elegir una silla ergonómica que se adapte totalmente a nuestras necesidades, pero, ¿y si aún no tengo una silla ergonómica?, ¿puedo añadir accesorios que ayuden un poco a mi ergonomía?, ¿vale la pena un cojín lumbar? Hoy os resolvemos esta duda en MisSillasDeOficina.Sillas ergonómicas

¿Cómo son los cojines lumbares?

Actualmente, puedes encontrar en el mercado muchas variedades con diferentes materiales, colores, formas, e incluso rangos de precio muy distintos. Son cojines pensados para colocar en la zona del respaldo de la silla y suelen incluir un agarre para mayor sujeción y evitar que se mueva. Hay quien le llama almohada lumbar para silla.

La última moda en cojines lumbares son los masajeadores, pero ¡cuidado!, es mejor acudir a un especialista en caso de dolores, estos cojines que no miden la fuerza que aplican, podrían hacerte más daño.

Materiales de los que puede ser un cojín lumbar:

  • Espuma
  • Viscoelástica
  • Látex

Beneficios de usar un cojín lumbar

Tras algunas horas de trabajo u ocio sentado en una silla convencional no ergonómica, se te empieza a cargar el lumbar y te sientes incómodo en tu postura, por lo que para el alivio de la incomodidad, incluso del dolor, te puede ir bastante bien este tipo de accesorio para tu silla. Además, es una alternativa muy económica a las sillas ergonómicas, aunque ni que decir tiene que no es para nada lo mismo, pero sí nos puede ayudar de manera temporal.

Recuerda alternar las horas sentado con los ejercicios y estiramientos idóneos para descansar y relajar la musculatura de la espalda, cervicales y lumbares para no padecer a corto o largo plazo dolencias de este tipo.

En resumen, para nosotros un cojín lumbar tiene un aprobado si no se puede disponer de una silla ergonómica que cumpla todas nuestras expectativas en cuanto a horas de uso, peso y altura.