Preguntas frecuentes

Mi cuenta

Es un hecho y es que en ocasiones nos olvidamos de que debemos adaptarnos a cualquier tipo de situación cambiante en el entorno. De este modo, cuando hablamos de sillas de oficina para gente delgada, hacemos referencia a un tipo de mobiliario muy concreto que debe fomentar y potenciar la generación de una estructura sólida tanto por parte del usuario como por parte de la silla, produciéndose una relación bidireccional de estabilidad.

Generalmente, este tipo de silla se encuentra destinada a una etapa profesional y laboral determinada. Por ello, no hay que olvidarse de que se enfrenta a un entorno competitivo y cambiante, por lo que se focalizará para lograr la mayor madurez individual. De este modo, este tipo de silla se caracteriza por unas cualidades técnicas y distributivas concretas, disminuyendo la posible fricción en el entorno. 

Los usuarios deben descartar la opción de apostar por un tipo de mobiliario económico, puesto que le generará diversas alteraciones en su organismo por su mala calidad. Este tipo de silla tiene que garantizar la funcionalidad desde el inicio, permitiendo que las personas se puedan mover con suma facilidad en un entorno cambiante. 

Conoce tu espacio de trabajo

El espacio de trabajo es importante, y es que en ocasiones no todas las sillas se adaptan a la perfección a un entorno cambiante como es este. Los espacios destinados a un uso laboral o profesional suelen contar con unas medidas concretas que permiten que los empleados puedan moverse fácilmente sin importarle las posibles alteraciones de la misma.

En ese sentido, la luminosidad de la sala y los parámetros propios de la estancia hace que se produzcan alteraciones en el orden correcto de los mismos. Todo ello, lograría que se configurase un espacio abierto donde la luz natural esté presente en toda la estancia de la sala en cuestión. 

Sillas de oficina para gente delgada

Es uno de los tipos de silla más empleados y no es para menos. En el momento de estudiar y analizar cada una de las características de las sillas, tienes que valorar el diseño de la misma y sus materiales de fabricación. Esto hará que sus acabados y comodidad estén en una situación de privilegio, al contar con la mejor calidad posible del mercado.

Cuando hablamos de este tipo de silla, hacemos referencia a un tipo de mobiliario que se adapta al entorno y ejerce la funcionalidad precisa para que cada uno de sus componentes tengan un uso adecuado dentro de un espacio concreto sin generar mayores problemas de salud. 

En términos generales, las sillas de oficina para personas de constitución delgada deben favorecer una postura correcta en todo momento. Para ello, se han diseñado siguiendo los estándares de fabricación establecidos por las normativas internacionales. De este modo, garantizan una alta calidad y respetan las particularidades de cada complexión, en cada instante.

 

Las principales características de estas sillas son:

El respaldo

El respaldo de una silla es una de las partes más importantes, y es que te ayudará a adoptar una posición correcta en cualquier momento, por lo que evitará que exista la sobre carga muscular, lumbar o dorsal. Para ello, necesitas que esté bien configurado. Con este elemento se podrá readaptar la posición y situarse en una postura óptima para poder trabajar en buenas condiciones. Las malas posturas en el trabajo pueden traer problemas que pueden impactar de manera negativa tanto en la productividad como en la salud de las personas.

Un asiento confortable

Es un factor determinante y es permitirá que el usuario esté sentado en una posición óptima para su estudio y trabajo. Este tipo de silla cuenta con un acabado correcto y la densidad de la misma ayudará a que no se adopten posturas incorrectas e incómodas. Este elemento debe ser profundo y amplio, permitiendo que se puedan adoptar ciertas posturas con suma facilidad en cualquier momento.

Reposabrazos

Actualmente, el reposabrazos es una de las áreas que más se emplean y no es para menos. Los usuarios deberán tener los brazos situados en un ángulo de 90º, propiciando una correcta adecuación en el uso de los brazos durante la jornada laboral. Este tipo de accesorio debe ser rígido, sólido y maleable, para que se adapte a las circunstancias oportunas. 

En un principio se suele tener la percepción de que cualquier reposabrazos es el adecuado, pero desde Mis Sillas de Oficina queremos hacer referencia a dos especialmente:

  • Brazos NPR:  Es una de las opciones más utilizadas gracias a su facilidad de adaptación en situaciones cambiantes. En líneas generales, observamos que su superficie es de mayor envergadura, por lo que los brazos de los usuarios pueden adoptar una posición holgada en unos elementos que permiten su regulación en altura, anchura y profundidad. 

Este tipo de modelo, se adapta a la perfección a las características de cada persona, permitiendo que se puedan realizar distintas configuraciones. Por otro lado, los usuarios no tienen que preocuparse por  no llegar a la mesa y es que la silla permite que podamos estar cerca del mobiliario y así no depender de nada.

  • Brazos 4D: Los brazos 4D son la perfección hecha accesorio, y es que logran que se complemente a la perfección con el uso de la persona de la misma. Este tipo de silla permite que los usuarios puedan teclear a la perfección. Este tipo de brazo permite el desplazamiento lateral, oscilante, vertical y perpendicular.