Nivel de ergonomía

Horas de uso

Complexión

Mi peso es

Mi altura es

Cabezal

Recomendable para personas de más de 180cm de altura.

Desplazamiento del asiento

Recomendable para personas de más de 180cm de altura.

Soporte de lumbares

Tipo de Brazos

Es posible que no lo sepas, pero son uno de los elementos de oficina más utilizados y lo tienes en tu casa. Son conocidas como sillas de oficina, pero las sillas de escritorio cumplen exactamente la misma finalidad y lo tienes en tu casa. El hecho de estar en un entorno determinado destinado a una actividad concreta puede ayudar a que este tipo de silla tenga un funcionamiento concreto.

En tu día a día la sueles utilizar, pero no lo tienes en consideración. Por ello, es lógico que se suelan confundir con las sillas ergonómicas, o bien las sillas para estudio, están destinadas a ser utilizadas con cierta constancia. Se trata de un tipo de mobiliario que ayuda a potenciar su utilidad en todo momento, ayudando al usuario a que puedan sacarle el máximo partido durante todo momento.

¿Cómo son las sillas de escritorio?

La hemos visto en demasiadas ocasiones, pero las sillas de escritorio suelen contar una estructura y diseño bastante similar al resto de sillas destinadas para la zona de estudio. Este tipo de silla se caracteriza por permitir el movimiento por toda la sala y a la vez potenciar la usabilidad de la misma.

Las sillas de escritorio están diseñadas con materiales de primera calidad que soportan cualquier tipo de presión ejercida sobre ellas. De este modo, no existe ningún cambio en la configuración inicial de la silla, ni se genera un deterioro en las piezas como sucedía inicialmente con sillas de una calidad inferior.

Este tipo de sillas consiguen que los usuarios estén en sentados en una posición correcta en todo momento. Por ello, nos encontramos con distintas peculiaridades que ayudarán a que el estudio de los usuarios sea mucho más beneficioso y productivo que con una silla normal.

Claves al comprar sillas de escritorio

Las sillas de escritorio tienen varias características que ayudarán al usuario a potenciar todos sus puntos fuertes desde el inicio. Por ello, nos tenemos que focalizar en algunos aspectos que nos pueden hacer que nuestro rendimiento y productividad se vean potenciados. A continuación os destacamos los más importantes:

  • Respaldo: El respaldo de nuestra silla de escritorio tiene que contar con una estructura ergonómica desde el inicio, aunque es posible que no tenga todas las características posibles. Tienes que tener en cuenta que son un tipo de mobiliario que no está diseñado para ser utilizado en ese aspecto, aunque tiene que garantizar el correcto apoyo de la espalda sobre el mismo.
  • Reposacabezas: Es un elemento que nos ayuda a posicionarnos correctamente y evitar las lesiones cervicales, algo muy frecuente en los trabajos de ofimática.
  • Soporte lumbar: Las sillas que vienen con un soporte lumbar ayudan a que la espalda esté en una posición correcta y a la vez esté en descansada sin generar una tensión excesiva en la zona.
  • Reposabrazos: Los reposabrazos permiten que la posición de los brazos sea la correcta, sin tener se tense excesivamente la zona y a la vez se potencie el correcto descanso. Para acertar con ellas, se tiene que colocar de tal manera que cuente con un ángulo de 90º los brazos.

Nuestras sillas de escritorio

En sillapilable contamos con una gran variedad de sillas de escritorio que harán que los usuarios tengan la posibilidad de adaptar la postura correcta en todo momento. Por ello, es necesario acertar desde el inicio y saber que necesitamos exactamente. Todos nuestros modelos cuentan con distintas opciones de configuración que harán que estemos con la mejor posición y sin preocuparnos por las posibles lesiones que podamos tener.