Preguntas frecuentes

Mi cuenta

Si dudas entre comprar una silla gaming o una silla de oficina porque vas a pasar muchas horas sentado, te enseñamos sus ventajas y desventajas. Son dos tipos de sillas que tienen mucho en común, pero tienen diferencias que dependiendo de tus necesidades pueden hacer que elijas una u otra.

Por supuesto, ambas son muy cómodas para nuestro cuerpo y básicamente el mismo nombre indica su función. Si vas a pasar muchas horas jugando a videojuegos lo mejor será una silla gaming, evidentemente. Y lo mismo ocurrirá si solo queremos una silla de escritorio.

¿Pero qué ocurre cuando tenemos un mix o nos hemos sentado en ambas y nos resulta más cómoda la que está pensada para la función contraria?

Elegir una silla no debe basarse solamente en la primera impresión que tenemos al sentarnos. Las sillas y los problemas de espalda que se puedan derivar de un mal uso o mala posición suelen aparecer al cabo del tiempo. Por eso es importante conocer mejor sus características, para que están pensadas y cómo funcionan.

Pero antes de empezar…

¿Cuáles son la gran diferencia entre una silla gaming y una silla de oficina ergonómica?

Antes de todo debemos explicar que la principal diferencia entre ambos tipos de sillas es que la silla gaming es para mantener una posición estática y la silla de oficina o silla ergonómica es para un trabajo dinámico. Y no nos referimos a las ruedas. La silla ergonómica está pensada para tener movilidad estando sentado y realizando diferentes actividades por nuestro escritorio. Podemos adaptarla para que nos sea todavía más cómoda.

Las sillas gamings cuentan con un diseño inspirado en los asientos de los coches de carreras. Estos están pensados para mantener una sola posición y realizar el trabajo en estático. También están pensados para evitar daños en los accidentes, de ahí el acolchado. Por lo tanto, la silla gaming te engullirá en el asiento para mantenerte sumergido en lo que estés haciendo de manera fija. Para jugar a videojuegos es perfecta para concentrarse plenamente en el juego.

Comparativa de cada característica de las sillas ¿Cuál es mejor?

A continuación veremos una comparativa todas las características de la silla entre ambos tipos y qué ventajas y desventajas nos aportan.

Postura

En la silla gaming pasamos muchas horas en una posición corva. Como hemos dicho, están basadas en los asientos de los coches de carreras, no hay más que ver su diseño, y la forma que adopta nuestra columna es en forma de «C». Esta postura es antinatural para nuestra espalda y es una mala práctica de higiene postural. Aunque tenemos mucho acolchado, no adoptamos la mejor postura para nuestro cuerpo.

En la silla de oficina, o silla ergonómica, nuestra espalda adopta forma de «S», que es la postura natural. Nos ayuda a practicar una buena higiene postural, lo que será muy beneficioso a medio y largo plazo.

Ambos tipos de silla tienen respaldos reclinables; sin embargo, aconsejamos fijar la reclinación para no adoptar malas posturas.

Respaldo lumbar

Las sillas gaming cuentan con un cojín lumbar acolchado que acomoda la zona lumbar, no la presiona. Es cómodo en un primer momento, pero no tiene una postura fija y es muy inestable. Puede resultar incómodo y no es ergonómico.

En cambio, las sillas ergonómicas cuentan con un respaldo lumbar integrado y ajustable. La regulación lumbar permite ajustar la altura y presión a la curvatura exacta de tu espalda. Esto permite que se adapte mejor a nuestro cuerpo y nos obliga a adquirir una postura correcta para nuestra espalda.

Reposacabezas

El cojín cervical en las sillas gaming son muy poco ergonómicos. Básicamente, están para hacer bonito y muchos gamers los suelen acabar quitando. En la misma línea que el efecto que tiene el cojín lumbar en la silla gaming, el cervical no aporta gran cosa.

Los reposacabezas de las sillas de oficina son regulables en inclinación y altura, lo que permite adaptarse mejor a ti. Ergonómicamente, ningún cabezal soporta peso mientras realizamos actividades, pero sí que lo echamos en falta cuando descansamos o nos recostamos en la silla con los pies en alto. Nos será útil para dar soporte y alivio a nuestras cervicales.

Base regulable

Un buen acolchado siempre hace que estemos más cómodos, actualmente los hay de muchos tipos y todos muy ergonómicos. En este caso, ambos tipos pueden ofrecer el mismo nivel de comodidad. Sin embargo, la diferencia de si es regulable o no es importante.

En una silla gaming la base no es regulable. Independientemente de la altura o complexión que tengamos deberemos conformarnos con la longitud de la base. En cambio, las sillas ergonómicas permiten ajustar la base y adaptarla mejor a nuestro cuerpo.

¿Qué importancia tiene esto? Bien, imaginemos que a una persona bajita o de piernas cortas al sentarse en una silla de base fija le quedan las rodillas justo en el extremo. Esto puede ocasionar problemas circulatorios. Lo ideal es dejar un margen de unos 5-10 centímetros entre el extremo de la base de la silla y la pierna.

Reposabrazos

En los reposabrazos hay un empate entre ambas sillas. Realmente tanto la una como la otra pueden contar con apoyabrazos con muchos movimientos. Podemos encontrar muchos tipos en los que se podrá:

  • Ajustar la altura.
  • Ajustar la anchura. Es decir, que podemos ajustarla a nuestro físico tengamos la complexión física que tengamos, lo que nos ayuda a estar más cómodos y tener una mejor postura.
  • Mover hacia atrás para que puedas acercarte a la mesa sin que la tapa choque con los reposabrazos. Así mantienes la espalda recta y evitas la ligera inclinación hacia adelante que ocasiona tantos dolores dorsales por el desplome del peso de la cabeza y los hombros justo sobre esta zona.
  • Rotar los reposabrazos hacia dentro o hacia fuera de la silla. Esto puede ser muy útil para tener una buena postura cuando realicemos una tarea específica y sentirnos más cómodos.

Materiales

En cuanto a las sillas gaming tenemos una gran desventaja respecto a las sillas de oficina. Los materiales sintéticos de polipiel que se suelen usar tienen dos grandes desventajas.

  1. Suelen estropearse antes. Es normal que la vida útil del material de la silla sea menor. Es costumbre que a los 4 o 5 años haya una perdida significativa de sus cualidades. Se pueden observar grietas y zonas muy desgastadas.
  2. No son transpirables, lo que hace que en verano den mucha calor y se pegue a la piel.

En cambio, en las sillas de oficina ergonómicas, y más cuando son de alta gama, solemos encontrar materiales muy resistentes y transpirables. Su vida útil tiene mucha más duración y en verano son muy frescas y no sentirás ninguna incomodidad.

Comodidad

En esta característica la silla gaming tiene un falso éxito. ¿Qué quiere decir? Si nos sentamos en una u otra comprobaremos que la silla gaming es extremadamente cómoda, pero eso no significa que sea bueno.

Las sillas gaming se adaptan a tu espalda, eso significa que no mejoran tu postura. Al contrario, benefician una mala postura y una mala higiene postural.

Si nos sentamos en una silla ergonómica no nos sentiremos tan cómodos y es porque lo que hacen es corregir tu postura. Es decir que te obligan a sentarte bien y eso al vicio de nuestro cuerpo no le gusta.

Por eso, aunque estemos hablando de comodidad y claramente la silla gaming gane, no es ningún logro si gana haciendo que adoptemos malas posturas.

Precio sillas gaming y sillas de oficina

Por lo general, las sillas gaming son más económicas si comparamos la alta gama de cada tipo. Aun así, como habrás podido comprobar, el beneficio de las sillas ergonómicas es mucho mayor.

Esperamos haberte ayudado a elegir entre silla gaming o silla de oficina y que hayas decidido la mejor para ti. ¡Gracias por leer!