En los últimos años, se ha visto una clara tendencia donde la búsqueda de sillas ergonómicas para la oficina ha sido fundamental. Con la clara intención de mejorar las prestaciones de los empleados, muchas han apostado por incorporar un tipo de mobiliario que se adapta fácilmente a cualquier tipo de petición.

Sillas ergonómicas

Mecanismos que debe tener una silla ergonómica

Cada silla de oficina cuenta con un sofisticado sistema que permite regularla en todo momento a las características de los usuarios. De este modo, pueden readaptarse de una manera cómoda e intuitiva.

A continuación, os dejamos con las principales características de los componentes de las sillas ergonómicas para oficina.

Regulación de la silla en altura

Las sillas deben disponer de una opción que permita subir o bajar la altura del asiento, ya sea mediante un sistema mecánico o un sistema neumático. Con ello se persigue que la postura sea la adecuada, teniendo los pies apoyados firmemente en el suelo y los muslos en posición horizontal. Además, el mecanismo debe ser fácilmente accesible desde una posición sentada.

Mecanismo de regulación lumbar

El respaldo de la silla debe estar diseñado para ofrecer un buen apoyo en toda la espalda y adaptarse en la región lumbar. El mecanismo de regulación lumbar es un mecanismo que ajusta la curvatura de la silla a la de la espalda y proporciona un descanso más optimizado al usuario.

Consistencia del asiento y curvatura descendente del frontal del asiento

Debido a las horas que permanecemos sentados, el asiento de la silla debe proporcionar firmeza y adaptación a la fisionomía del usuario. Tanto la espuma de alta densidad como la espuma inyectada son dos materiales resistentes, duraderos y confortables, que cumplen a la perfección con su cometido. Además, algunos modelos incorporan como novedad el sistema Seat Gel que potencia la sensación de confort incorporando a la espuma un gel altamente maleable y adaptable morfológicamente.

 

Mecanismo de sincronización de respaldo y asiento con regulación de tensión e inclinación

Es necesario que la silla disponga de un mecanismo por el que se pueda controlar la inclinación del respaldo y asiento, para mantener así una posición de trabajo equilibrada. El sistema sincro es el más extendido, aunque disponemos de versiones más avanzadas como el sincro ATOM que se autoajusta al peso del usuario.

Base de 5 puntos

Para facilitar un movimiento de la silla y que implique menos esfuerzo de desplazamiento y para que aporte a la silla una estabilidad y firmeza correctas, la base de la silla debe disponer de 5 puntos de apoyo de las ruedas con el suelo.

 

Reposabrazos regulables 3D

El apoyo de los brazos en la silla es fundamental para mantener una buena postura y no sobrecargar los hombros y la espalda. El mecanismo 3D permite subir o bajar los brazos según la necesidad. También permite la regulación en profundidad del apoyabrazos para que no colisione con la mesa y permite el giro para adaptarse y dar apoyo al antebrazo en la posición natural de teclear.

Tapicería

Dependiendo de la zona donde se ubicará la silla y las condiciones climatológicas del lugar, deberá escogerse el tejido más apropiado para cada situación. Malla por su transpiración, elástico para adaptarse mejor a la anatomía, anti bacteriológico para trabajar en laboratorios o consultas médicas, ignífugo…

Como siempre, puedes encontrar la silla que mejor se adapte a tus necesidades en Mis Sillas de Oficina. Haz tu pedido hoy mismo y olvídate de tener dolores posturales.