La higiene postural nos permite prevenir todo tipo de lesiones, especialmente de espalda. Una buena silla de oficina ergonómica puede ayudarnos mucho a guardar mejor nuestro bienestar y, al mismo tiempo, aumentar nuestro rendimiento laboral.

Adoptar malas posturas en nuestro puesto de trabajo conlleva un riesgo músculo esquelético que puede causar alteraciones anatómicas en cada uno de los individuos. Estos problemas pueden derivar en dolores que se incrementen de manera gradual en el paso del tiempo hasta llegar a padecer trastornos crónicos. Evidentemente, este malestar perjudica a nuestro rendimiento laboral, lo que puede derivar a su vez en problemas de autoestima y ansiedad.

dolor de cervicales

Cómo nos afecta una mala higiene postural

Hay que saber que los dolores no son inmediatos, sino que tardan en manifestarse. Por ello solemos darle poca importancia a estos malos hábitos hasta que ya tenemos un dolor considerable que nos impide o dificulta realizar tareas comunes y a nuestro rendimiento laboral.

En torno a un 65% de los trabajadores sufren algún tipo de lesión músculo esquelética por culpa de una mala higiene postural. Mantener una buena postura en el puesto de trabajo disminuirá el riesgo de que podamos llegar a padecer cualquiera de las siguientes dolencias:

  • Lumbalgia.
  • Hernia discal.
  • Escoliosis.
  • Lordosis.
  • Cifosis.
  • Cervicalgias.
  • Contracturas musculares.
  • Ciática.

En el siguiente artículo se explica cómo poder prevenir estos riesgos ergonómicos.

Prácticas para reforzar nuestra higiene postural

Para poder evitar las anteriores afecciones es importante conocer y ejecutar algunas, si no todas, de las siguientes buenas prácticas de higiene postural para cuidar tu espalda:

  • Tener una buena silla de oficina ergonómica. Es importante saber qué debe tener una silla ergonómica para que se adapte a nuestro cuerpo y sacarle el máximo provecho.
  • Que el trabajador o trabajadora conozca las buenas prácticas de higiene postural. Mucha gente tiene poco conocimiento de cuáles son las posturas correctas que hay que adoptar para no sufrir lesiones. En la mayoría de los casos las lesiones se producen por este desconocimiento. Es muy fácil y económico hacerles llegar a los empleados el manual para mantener una postura saludable.
  • Practicar yoga. Reduce el estrés y mejora la elasticidad y musculatura de nuestro cuerpo.
  • Hacer un estudio laboral de ergonomía. Cuidar el contexto de los empleados para que trabajen cómodos y sin riesgos.

Beneficios para la empresa

El conjunto de prácticas que engloba la higiene postural proporcionan múltiples beneficios para la empresa. Para entenderlo debemos centrarnos en el trabajador y cómo mejora su calidad de vida y rendimiento laboral. Tiene toda la lógica que alguien que está a gusto se encontrará en buenas condiciones para aportar más. Es decir, sin problemas, sin obstáculos, podemos llegar más lejos. Es como si llevásemos una mochila pesada que nos impide dar lo mejor de nosotros mismos.

Esta reducción de los problemas no solamente facilita una buena labor por parte del trabajador que desempeñará su trabajo de manera más eficiente, también repercutirá en las horas de producción. Con una buena práctica de higiene postural habrá menos riesgo de lesión y, por lo tanto, menos bajas laborales tanto en corto, medio y largo plazo. Un dato importante es que el número de bajas por enfermedad suponen el 1,6 por ciento del PIB europeo.

Es decir, que tenemos más productividad y mejor calidad de producción gracias a la higiene postural y el bienestar laboral.

Opta por una silla de oficina ergonómica

Es uno de los elementos indispensables de una oficina, pero es posible que no sepas que se puede considerar por ergonómico. Por ello, te recomendamos que acudas a los mejores profesionales, que te ayudarán a acertar con silla de oficina ergonómica.

Se recomienda que se apueste por una silla que facilite la correcta postura del trabajador en su lugar de trabajo. Esto pasa por tener la espalda en una posición óptima y que no produzca o desarrolle cualquier tipo de lesión a largo plazo. Se debe trabajar para evitar malas posturas, un aspecto que no siempre se consigue.

La inversión en una buena silla de oficina ergonómica, en conocer y seguir las prácticas de higiene postural, nos proporciona todos estos beneficios que concluyen en tener una mejor calidad de vida. Solo cuando somos conscientes de los riesgos y beneficios de nuestras acciones es cuando estamos preparados para afrontar el futuro con convicción.

Esperamos que este artículo os haya sido de utilidad para disminuir riesgos y mejorar vuestra vida. ¡Gracias por leer!