Preguntas frecuentes

Mi cuenta

Los espacios de trabajo son ese lugar donde los trabajadores deben realizar un conjunto de acciones para conseguir un objetivo concreto. Cada estancia de la oficina está potenciada para lograr la máxima productividad por parte de los empleados. Es posible que una mala decisión sobre los elementos que conforman la oficina pueda provocar una pérdida de rendimiento significativa. Por ello, es importante saber cómo diseñar una oficina desde el primer momento.  Esto permitirá que el rendimiento de la misma se vea incrementado.

Cada oficina está pensada para un tipo de clientela y los espacios de trabajo pueden diferir en algunos aspectos. No cualquier centro de trabajo puede servir para las mismas funciones. A todo ello, no hay que olvidarse de que la capacidad de la misma puede perjudicar al trabajo que se realice. Por ello, tenemos que pensar en cada uno de los aspectos que forman parte de la oficina, y es que la productividad y eficiencia puede permitir que las metas que existan se alcancen. 

Uno de los principales errores es pensar que existe una distribución estética en todo momento y eso no es lo adecuado. Se tiene que valorar principalmente la funcionalidad del centro de trabajo y es que una mala configuración de la misma puede lastrar la actividad que se haga en la misma. 

distribuir una oficina

Cada mobiliario de oficina que está presente en el espacio de trabajo puede permitir que se realicen varias combinaciones posibles. Por ello, es necesario estudiar cada necesidad de la empresa y los trabajadores, permitiendo que los empleados puedan sacarle el máximo partido a cada elemento.

Trucos para distribuir una oficina

Es un hecho y los espacios vacíos, limpios, despejados y minimalistas permiten que se potencie la sensación de un lugar espacioso. Esto permitirá que se tenga un ambiente mucho más saludable. Por ello, tenemos que valorar la opción de que hay muchos elementos de por miedo que no fomentan el trabajo. En una oficina se suele generar un cierto grado de estrés, por lo que una decoración y distribución sencilla hará que se pueda trabajar mejor. Separar espacios en una oficina logrará una mayor productividad y rendimiento.

En las oficinas o despachos contamos con un problema de limitación de espacio y tenemos que pensar en las alternativas para maximizar el rendimiento laboral. Una de las mejores alternativas es aprovechar el mobiliario de trabajo y apostar por puestos y mesas de trabajo compartido. Esto que hará que su productividad se vea incrementada. Esto permitirá que nos encontremos con una mejor eficiencia de la gestión del espacio, obteniendo el mejor resultado y sin distracciones con esos elementos innecesarios que tenemos en nuestro punto de trabajo.

En algunas oficinas se comparten zonas de trabajo y es una buena alternativa para muchas empresas. Así se permite obtener sinergias laborales y a la vez gracias a las pizarras o salas de reuniones se puede exponer los objetivos marcados. Las mesas y sillas compartidas pueden estar separadas sin barreras físicas y se crean zonas comunes de descanso, donde los trabajadores podrán penar en otras alternativas y soluciones. 

Tienes que eliminar cualquier tipo de barrera arquitectónica que existan y es que eso fomentará la relación existente entre los departamentos y ayudará a una mejor comunicación entre los trabajadores. Se generará un espacio de trabajo más agradable y sin tiranteces.

Por último, se recomiendan que en caso de despachos se tengan escritorios en forma de L, algo que agilizará la gestión de papeleo al contar con el espacio necesario. La iluminación natural ayudará a que los trabajadores estén mucho más productivos y tranquilos, por lo que puede ser un gran aliado. Es necesario que tengamos claro desde el inicio lo que se quiere lograr y la manera de hacerlo, eso nos hará ir a por ello desde el inicio sin pasar por otras alternativas.